Documento sin título

HISTORIA DEL PERU

Los Incas 

MachuPicchu



PRIMER INCA

Personaje semilegendario, sobre el que giran dos leyendas, que lo señalan como fundador del Imperio Incaico. Una indica que salio de las espumosas aguas sel Lago Titicaca, junto con Mama Ocllo. Su padre el Dios Sol, de dio una vara de oro, indicandole que donde se undiera fundara el Imperio. En el cerro de Wanakauri se hundio la vara y fundo la Ciudad del Qosqo. El Sol, su padre le encomendo la mision de enseñar a los hombres los conocimientos propios del varon, necesarios para ser utiles a la patria que fundaba.

Fue civilizador de las tribus salvajes que ocupaban el Qosco, enseñandoles el cultivo del maiz y la papa y el cuidado de los animales como la llama. La otra leyenda cuenta que Manco Capac era uno de los cuatro hijos del Dios Sol, que salieron de una colina a 25 km. del Qosco.

 

SEGUNDO INCA

Sinchi Roca (Sinchi Ruq'a) fue el segundo gobernante del curacazgo inca. Su nombre en quechua significa Guerrero magnífico. Se cree que su gobierno empezó aproximadamente en el año 1230 y terminó aproximadamente en el año 1260 de nuestra era.

Hijo legítimo de Manco Cápac y Mama Ocllo. Nació en Tampuquiro, parte del reino de Pallata, uno de los muchos paraderos en los cuales sus padres se detuvieron cuando iban en busca de un lugar fijo en el cual establecerse. Su padre, por fines políticos lo casó con Mama Coca, hija del señor del ayllu de Soña (lo que hoy es el barrio de San Sebastían, en Cusco).

Cuando su padre murió portó orgulloso el Mascaipacha (corona real).



TERCER INCA

Sinchi Roca (Sinchi Ruq'a) fue el segundo gobernante del curacazgo inca. Su nombre en quechua significa Guerrero magnífico. Se cree que su gobierno empezó aproximadamente en el año 1230 y terminó aproximadamente en el año 1260 de nuestra era.

Hijo legítimo de Manco Cápac y Mama Ocllo. Nació en Tampuquiro, parte del reino de Pallata, uno de los muchos paraderos en los cuales sus padres se detuvieron cuando iban en busca de un lugar fijo en el cual establecerse. Su padre, por fines políticos lo casó con Mama Coca, hija del señor del ayllu de Soña (lo que hoy es el barrio de San Sebastían, en Cusco).

Cuando su padre murió portó orgulloso el Mascaipacha (corona real).



CUARTO INCA

Sinchi Roca (Sinchi Ruq'a) fue el segundo gobernante del curacazgo inca. Su nombre en quechua significa Guerrero magnífico. Se cree que su gobierno empezó aproximadamente en el año 1230 y terminó aproximadamente en el año 1260 de nuestra era.

Hijo legítimo de Manco Cápac y Mama Ocllo. Nació en Tampuquiro, parte del reino de Pallata, uno de los muchos paraderos en los cuales sus padres se detuvieron cuando iban en busca de un lugar fijo en el cual establecerse. Su padre, por fines políticos lo casó con Mama Coca, hija del señor del ayllu de Soña (lo que hoy es el barrio de San Sebastían, en Cusco).

Cuando su padre murió portó orgulloso el Mascaipacha (corona real).



QUINTO INCA

Cápac Yupanqui (Qhapaq Yupanki) fue el quinto gobernador del señorío inca, entró al poder mediante un golpe de estado a su primo Tarco Huamán. Cápac Yupanqui resultó ser un aguerrido gobernante, y también muy maquiavélico.

Fue hijo de Curu Yaya, hermana de Mayta Cápac, primo de Tarco Huamán. Para asegurar su trono mató a 9 hermanos de Tarco, a otros les hizo jurar lealtad. Sin embargo fue más benevolente con Tarco Huamán pues sólo lo mandó a gobernar a los conquistados señoríos de Anta y Cuyo.




SEXTO INCA

A diferencia de Manco Cápac y sus sucesores, Inca Roca pertenecío a la dinastía Hanan, la misma que gobernaba a los Taipicala, y restauró una diarquía que consistía en dar el gobierno a la dinastía Hanan, y el sacerdocio a la dinastía Hurin. Dicho cambio, obviamente sólo fue posible con su golpe de estado.

Fue el primero en ser llamado inca (gobernador supremo, rey) Inca Roca tuvo que abandonar el inticancha para vivir en su propio palacio y dejar este templo a la dinastía Hurin, que desde entonces se encargaría del sacerdocio. A partir de él, sus descendientes vivieron en su propio palacio y ya no en el inticancha.

Atacó a las etnias de Masca, Cautomarca y Quiquijana, inclusive venció a los Pinaguas definitivamente (fue una gran victoria tomando en cuenta que los Pinagua eran la mitad del poderoso señorío de Ayarmaca).

A pesar de sus victorias, no ganaron mucho en territorio porque solamente saqueaban ciudades y no pasaba mucho tiempo de que los expulsasen de ellas.

Contrató a los ejércitos de las etnias de Canas y Canchis para combatir a los Chancas, logró impedir su expansión por algún tiempo, lo cual en realidad fue un error pues ellos querían atacar a los Ayamarcas y no a los incas (todavía).

Dejó varias descendencias, pero el que le sucedería después de su muerte sería su hijo Yahuar Huáca.



SEPTIMO INCA

Yahuar Huácac (Yawar Waqaq) (quechua: el que llora sangre), de nacimiento Tito Cusi Hualpa, fue el séptimo jefe militar del curacazgo inca y segundo registrado en llevar el título de inca.

Fue raptado por los Ayamarcas cuando era niño. Durante su cautiverio, el rey ayamarco ordenó su ejecución. Cuando el niño se enteró, lloró sangre (quizá fue a causa de conjuntivitis aguda). Sin embargo, el gobernador ayamarco se compadeció de él. Un año más tarde fue liberado y gobernó por poco tiempo.



OCTAVO INCA

Hatun Tópac , después llamado Huiracocha Inca (quechua:Wiraqucha Inqa, 'el Inca de Huiracocha'), fue el octavo gobernante del señorío inca. Tomó el nombre de Viracocha Inca porque aseguró haber tenido un sueño divino con el dios Viracocha.

Durante su gobierno conquistó algunos señoríos, hizo algunas obras en la capital (Cusco) y en las pocas provincias que habían. Aceptó la rendición y entrega de Cuzco ante una embajada Chanca y escapó con sus hijos preferidos, esposas y sirvientes.

Tras el asesinato de Yahuar Huácac fue difícil escoger a un heredero pues muchos de sus hermanos e hijos fueron matados a su lado.



NOVENO INCA

Pachacútec (quechua: Pachakutiq; "El que cambia el rumbo de la tierra") fue el noveno gobernante del estado Inca y quien lo convirtió de un simple curacazgo a un gran imperio: el Tahuantinsuyo. Aunque no había sido designado como sucesor por su padre Huiracocha Inca, dirigió una defensa militar ante el belicoso ejército Chanca mientras que éste y su hijo Inca Urco habían huido del señorío. La victoria sobre los chancas hizo que wiracocha Inca lo reconociera como su sucesor alrededor de 1438.

Como parte de su visión de estadista y caudillo guerrero conquistó muchas etnias y estados, destacando su conquista del Collao que acrecentó el prestigio de los incas y particularmente de Pachacútec, quien por la notable expansión de sus dominios fue considerado un excepcional líder, dando vida a historias épicas e himnos gloriosos en tributo a sus hazañas. Numerosos curacas no dudaban en reconocer sus destrezas e identificarlo como "hijo del Sol". Mientras aún vivía, su hijo y sucesor Túpac Yupanqui derrotó al señorío Chimú y continuó con la expansión del Tahuantinsuyo. Además de conquistador, guerrero y emperador, diversas crónicas afirman que fue también un gran administrador, planificador, filósofo, observador de la psicología humana y carismático general.



DECIMO INCA

A MARU YUPANQUI:


(Quechua: "Supremo Soberano Sagaz"), X Inca. Agobiado por las fatigas de su largo reinado, Pachacútec asoció a sus tareas a sus hijos Amaru Yupanqui y Túpac Yupanqui, a quienes distinguió por su lealtad y su valor, respectivamente. Y, a su muerte, lo sucedió el primero. Amaru en kechua es serpiente- boa- En aimara: prudente, sagaz, artificioso. Amaru Inca Yupanqui, vendría a ser: "Supremo Soberano Sagaz". Su corto gobierno fue agitado por el hambre y la peste; una expedición enviada al Antisuyo logró el descubrimiento del río Amarumayo (Madre de Dios), pero excitó la rebeldía de las collas; y sus vacilaciones para enfrentar la guerra aconsejaron su deposición. La debilidad de su carácter y la falta de dotes para el mando, cualidad esencial en el Imperio, dio lugar a un golpe de Estado por el Cuerpo Consultivo de Los Suyuyuc Apus proclamando en su reemplazo a su hermano Tupác Yupanqui. A ella accedió el mismo Amaru Yupanqui, después de oír al Huíllac-Umu y los orejones, y conservó una posición honrosa en el Imperio. Por eso no dio origen a una Panaca, y su descendencia se unió a la de Túpac Yupanqui, su hermano y sucesor; la memoria de su reinado fue oscurecida en los fastos oficiales de los Incas; y en la Huaca de Chacuaytapara, donde tuvo su jardín, sólo podían colocarse conchas como ofrendas, y sin detenerse para practicar ante ella algún acto de veneración.



ONCEAVO INCA

Túpac Yupanqui (Tupaq Inka Yupanki) fue el décimo gobernador inca. Sucesor de Pachacútec asumió el co-reinado a los 16 años, y aproximadamente a los 30, cuando murió su padre se hizo cargo absoluto del poder. Durante su co-gobierno y su gobierno empleó la mayor parte de su tiempo en campañas bélicas de conquista. Lo llamaban el "Inca viajero", por sus largas ausencias fuera de Cusco, inclusive hay una teoría de que una de sus expediciones marítimas llegó a la Polinesia, en Oceanía.

Tomó como esposa principal a su hermana paterna Mama Ocllo. Murió en Chincheros, se dice que envenenado por su esposa Chuqui Ocllo.

Origen

Pachacútec escogió inicialmente a Amaru Inca Yupanqui como sucesor, pero éste era muy pacífico y bondadoso, lo llamaban "el Bueno", se cuenta que cuando lo mandaron (prácticamente obligaron) a combatir contra los Guaraníes fue derrotado. Tales actitudes hicieron cambiar de opinión a Pachacútec nombrando a su hijo: Túpac Yupanqui como su sucesor. Cuando Pachacútec estaba ya muy anciano le dejó asumir casi todo el poder (co-gobierno).



DOCEAVO INCA

Huayna Cápac (quechua: Wayna Qhapaq, "rey joven") fue el undécimo y penúltimo gobernante del incanato.

Desarrollo

Fue el primer emperador inca (histórico) no cusqueño, ya que nació en territorio ecuatoriano, en la actual ciudad de Cuenca (Tumibamba en ese entonces), mientras su padre, el entonces emperador Túpac Yupanqui, se encontraba de campaña militar en el actual austro de Ecuador. A su temprana edad tuvo que afrontar dos serios problemas en su ascensión al trono. El primero a causa de las intrigas de serrallo, propiamente de la colla Chuqui Ocllo, que pretendía el trono para su hijo, Capac Huari, que acabó con la muerte de la conspiradora y el apresamiento del joven. Luego se le adjudicaría un Regente (una práctica ya usada en el pasado) para que colabore con él en su formación como emperador Inca. Sin embargo, pronto fue descubierta una trampa para el joven Huayna Capac, planteada por su Regente y su primogénito, quienes trataron de huir pero sin mayor éxito, siendo pronto ajusticiados gracias a la oportuna llegada de su tío Huaman Achachi.



TRECEAVO INCA

Huáscar 3fue el duodécimo emperador inca, uno de los doscientos hijos de sangre de Huayna Cápac y uno de los terceros con acceso al trono.

Las versiones oficiales dicen que Huayna Cápac y su ya nombrado sucesor (Ninan Cuyuchi) fallecieron en 1527 de viruela, cuya epidemia empezaba a brotar por el Norte del imperio producto de la llegada de los conquistadores españoles. Ante este hecho, escoger al nuevo Sapa Inca se hacía difícil.

Finalmente se decidieron por Huáscar pues éste había sido nombrado como incap rantin (vicegobernador) de Cusco por el mismo Huayna Cápac.

Muchos pretendieron el trono, entre ellos su hermano Atahualpa, quien terminaría quitándoselo por las armas en 1532, apresándolo y posteriormente acabando con su vida ya siendo cautivo de Francisco Pizarro.



CATORCEAVO INCA

Atahualpa (quechua: Ata-wallpa 'gallo') fue el decimotercero gobernante inca, y aunque tuvo sucesores nombrados por los españoles es considerado como el último emperador incaico. Nació en 1500; sin embargo, el lugar de su nacimiento es aún incierto.

Cuando Huáscar se coronó en Cuzco como emperador le causó mucha preocupación la simpatía de su hermano con el ejército, motivo por el cual le ordenó que se presentara en Cuzco. Atahualpa, convencido por sus generales de que si iba sería muerto, decidió organizar un ejército norteño y se declaró Inca en la ciudad de Quito. De esta manera se dio inicio a la famosa guerra civil inca.



 





MACHUPICCHU

 
img1 Durante el Intermedio Tardío proliferaron equeñas organizaciones curacales, llamadas señoríos por los investigadores, por los toda el área andina. Si bien durante esta misma época estos señoríos coexistieron con organizaciones más complejas como los Chimú, ninguna resaltaba en especial, a no ser por ciertos vestigios anecdóticos y particulares de la zona andina. Nada hacía presagiar que de entre estos curacazgos, uno del Cuzco se haría el más famoso de todos: el de los Inca. Lamentablemente no contamos con información confiable para relatar cómo fue esta expansión incaica, quedándose la historia trunca, entremezclada con el mito y con la leyenda. El trabajo de los arqueólogos en este sentido está en deuda, más aun si se cuenta con gran número de vestigios arqueológicos, como en este caso.

PIEDRA DEL CUSCO

img2 Los Inca para el siglo XII eran un pequeño grupo tribal que ocupaba la cuenca del Cuzco, evolucionando hacia señorío a inicios del siglo XIV y formando un Estado recién para el siglo XV. Fue allí que grupos como los Chanca empezaron a constituir una amenaza. Al parecer se libró una batalla, con lo cual se refuerza una idea de un grupo preparado para la guerra, el cual después sería uno de los principales caracteres de la expansión: administrativa, militar y cultural. Este carácter bélico de los Incas puede encontrar su origen en la expansión Huari, en su intento por conquistar el valle del Cuzco, mantuvo a la etnia originaria de los Inca en una alerta constante. Esto los fortaleció y les permitió atacar a los Chanca. Pero no sólo esto recibieron de los Huari, pues también aprendieron de su tipo de organización, la cual después reprodujeron a gran escala en el Tahuantinsuyo.

INICIO